Maximiliano G. Spinollo

INFOBICHO DEL:10/08/2020Nro. 599 |

Gusanos blancos (Diloboderus abderus) y Orugas cortadoras en maíz

Se sugiere comenzar con los muestreos de suelo en lotes destinados a siembras de maíz que se llevarán a cabo durante las próximas semanas, con el objetivo de evaluar y diagnosticar posible presencia de gusanos blancos y orugas cortadoras.

Gusanos Blancos, recomendaciones para el muestreo a campo:

Muestreo de GB

La identificación y el muestreo de GB deben efectuarse antes de la siembra de los cultivos más afectados como trigo y maíz (mayo a setiembre). Una evaluación que brinda buenos resultados es el muestreo con pala de áreas de suelos de 0.25m2 (50cm o áreas circulares de 56cm de diámetro) hasta 25-30cm de profundidad. Previo a esta evaluación se pueden sacar capas superficiales de suelo para determinar la presencia de perforaciones de suelo efectuadas por los GB ya que las mismas indican la posibilidad de infestación, lo cual deberá confirmarse con el muestreo en profundidad. Debe tenerse en cuenta que las perforaciones del suelo permanecen abiertas varios años por lo cual su número por m2 no es indicador de la real densidad de gusanos blancos. En lotes de 20-25 ha deberían efectuarse 15 a 20 muestreos como mínimo para tener una estimación del nivel de infestación. También se puede determinar sobre una muestra de 50-60 larvas, la confirmación de la especie presente en caso de dudas. Para maíz se sugiere un umbral de 5-6 larvas/m2 para efectuar una medida de control de tipo preventivo por medio del uso de terápicos de semilla.

Orugas cortadoras, propuestas para el manejo de la plaga:

Los métodos que pueden utilizarse para efectuar el diagnóstico de ataque de estos insectos en maíz, girasol y soja son:

- Alarma de probabilidad de ataque a largo plazo por medio de la captura de adultos con trampa de luz durante el año.

- Alarma de corto plazo en presiembra o preemergencia por observación directa de las orugas cortadoras generalmente asociadas a la presencia de malezas de hoja ancha (cardos, apio cimarrón, quínoa, etc.) o uso de cebos tóxicos en microparcelas (6-10m2) las que se evalúan al día siguiente de su distribución para estimar el número de cortadoras por metro cuadrado. Los rastrojos dificultan estas tareas por lo cual se requiere emplear mayor tiempo que en lotes sin cobertura. Umbral de tratamiento en presiembra: 2000 – 3000 larvas/ha.

- En postemergencia se debe determinar la presencia de las orugas cortadoras y el porcentaje de plantas cortadas, cómo umbral de tratamiento se sugiere un nivel de 5% plántulas cortadas en maíz. 

Fuente: Guía de reconocimiento y manejo de plagas tempranas relacionadas a la siembra directa.

‚‚

Informes Recientes

Sponsors